Un prototipo sencillo para llegar muy alto (y no arruinarte en el camino)
infor@estrategiapractica.com | +34 655 31 97 91

Una de las fases fundamental en el diseño de un nuevo producto es la fase del desarrollo del prototipo. El objetivo del prototipo es testear diferentes aspectos novedosos del nuevo producto para poder tomar decisiones. Es una herramienta clave al alcance de cualquier empresa que consigue aumentar la innovación y la competitividad. Pero para que realmente sea útil es necesario realizar un prototipo sencillo. Vamos a ver un ejemplo:

El caso de la aeronave espacial casera

Uno de los productos más complejos, tecnológicos y caros que nos podemos imaginar es un satélite de telecomunicaciones. Por ejemplo, los próximos satélites que tiene previsto lanzar Hispasat en 2017 tienen un coste estimado de 600 millones de dólares. La envergadura de un proyecto así, obliga a testear cada aspecto para tener éxito durante el desarrollo del producto.

Obviamente, solo una empresa con muchos recursos como Hispasat puede plantearse el desarrollo y diseño de este tipo de productos tan complejos, pero cualquiera puede desarrollar prototipos de baja fidelidad incluso en la industria espacial. El ejemplo nos lo ofrece la familia Geissbühler de EEUU que lanzaron una aeronave casera a la estratosfera.

Posicionamiento web

Para conseguir lanzar esta aeronave con éxito, los Geissbühler tuvieron que realizar multitud de prototipos y análisis. Por ejemplo, realizaron un prototipo para testear el paracaídas y otro para analizar el comportamiento de la aeronave a baja altitud. En ambos casos se tratan de prototipos de baja fidelidad que permiten evolucionar el producto y detectar problemas a tiempo.

Diseño página web

Las ventajas del prototipo de baja fidelidad

Los prototipos de baja fidelidad se utilizan generalmente en las primeras fases del diseño del producto. Hay que tener en cuenta que un prototipo no es un producto terminado y por tanto no tiene por qué llevar todos los elementos del producto final. Una de las características básicas de un buen prototipo es que tiene que poderse realizar con relativamente pocos recursos y poco tiempo. De este modo es posible experimentar y evolucionar el diseño.

Con este tipo de prototipos los Geissbühler pudieron analizar el comportamiento a baja altitud de la aeronave y vieron la necesidad de buscar un sistema para estabilizar la aeronave y evitar que girase de forma incontrolada.

La alternativa: prototipos de alta fidelidad

El otro tipo de prototipos habitualmente utilizada son los de alta fidelidad. En este caso se utilizan los materiales definitivos y se parecen al producto final. La principal ventaja es que los resultados obtenidos son más fiables que con los prototipos de baja fidelidad. Pero el proceso de construcción precisa de mucho más tiempo. Esto provoca un mayor coste económico y crea una barrera importante por parte de los desarrolladores. Después de haber dedicado muchos meses al diseño y refinado de un producto, son reacios a realizar cambios sustanciales. Por eso es recomendable realizar tantos prototipos de baja fidelidad como sea posible.

Este ejemplo puede inspirar a muchas empresas para que compensen los escasos recursos disponibles para investigación y desarrollo con una dosis extra de ingenio. Si una familia puede lanzar un globo a la estratosfera, ¿de qué no es capaz tu empresa?

 

Diego Martin

Trabajo como consultor y he colaborado con empresas de varios sectores como industria, finanzas, tecnología, servicios profesionales, automoción, construcción, etc. Si estás pensando en potenciar tu empresa puedes ponerte en contacto conmigo en estrategiapracticainfo@gmail.com y en el 655 31 97 91

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Artículos súper interesantes!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.