infor@estrategiapractica.com | +34 655 31 97 91

Para conseguir que tu empresa sea competitiva con una estrategia low cost tienes que conseguir bajar tus costes para poder bajar los precios y mejorar tu beneficio. La estrategia low cost se ha demostrado exitosa en muchos sectores.

A continuación vamos a ver 3 ejemplos de empresas que han tenido un gran éxito con su estrategia low cost. A pesar de que son empresas de serctores muy diferentes, Ryanair, Aldi y Xiameter tienen en común los siguientes puntos clave:

  • Aumentar la rotación de los productos
  • Estandarización de la operativa
  • Gama de productos reducida
  • Capacidad de negociación con proveedores
  • Optimizar costes estructurales
  • Cobrar por servicios adicionales
  • Simplificar el proceso de venta

Ryanair: estrategia low cost aérea

El caso que seguramente todos tengamos en la cabeza cuando hablamos de estrategia low cost es Ryanair. Para convertirse en una referencia de la estrategia low cost Ryanair tuvo que pasar por un proceso de transformación.

Todas las ventas de Ryanair se realizan a través de Internet. Esto significó al principio tener que descontinuar otros canales de distribución como las agencias de viajes.

Diseño página web

Sustituyó su flota compuesta por 14 tipos de aeronaves por los Boeign 737. De esta forma su sistema de reservas por Internet se simplificó enormemente. Otra ventaja es que la formación necesaria para el mantenimiento era más sencilla, ya que los mecánicos sólo tenían que conocer un tipo de aeronaves. Además estableció procedimientos detallados de cómo realizar el mantenimiento y lo externalizaba siempre que podía.

Las ciudades secundarias fueron los destinos típicos para los pasajeros de Ryanair. Así evitaba las altas tarifas de los aeropuertos principales. Incluso en ocasiones llegaba a negociar con los aeropuertos para que estos pagasen a Ryanair para crear tráfico en los aeropuertos menos populares.

Eliminó la clase Business para concentrarse en los turistas más sensibles a los precios bajos.

Y cambió la forma en la que se viajaba: nada de comidas y bebidas gratis durante el viaje. Así redujo el número de asistentes de vuelo al mínimo obligatorio.  Y nada de asientos asignados o llevar mucho equipaje de cabina. Con esto ahorraba tiempo de embarque.

Aldi: Supermercados asequibles

En Aldi se centraron en ofrecer una gama de productos más limitada que la de sus competidores. De esta forma podían ser más eficientes operacionalmente. Al tener una gama de productos reducida, los productos que tienen en el lineal se venden en grandes cantidades. Esto le permite aumentar su capacidad de negociación con los proveedores y conseguir mejores precios.

Sus tiendas no se encuentran en las calles y zonas más caras de la ciudad. Todo lo contrario, escogen calles secundarias y barrios accesibles para evitar un sobre coste de sus tiendas. Además el tamaño de sus establecimientos suele ser algo menor que el de los competidores, lo que también ayuda a optimizar estos costes estructurales.

Los productos son expuestos en pallets, con lo que se ahorran tenerlos que colocar en estanterías, ahorrando tiempo y dinero.

Además fueron de los primeros supermercados en establecer políticas que ahora están extendidas por todos lados como cobrar por las bolsas y meter una moneda para coger un carrito. De esta forma ahorran una vez más al no tener que emplear a gente para recoger los carritos.

Pero no sólo reducen costes, también reducen los márgenes. Esto podría ser un problema para cualquier empresa si no fuera porque aumentan la rotación de sus productos. De esa forma consiguen aumentar los beneficios.

Posicionamiento web

Xiameter: Bajos precios en la industria química

Para conseguir reducir sus precios y convertirse en una empresa low cost, Xiameter también tuvo que adaptar su negocio. Los plazos de entrega aumentaron. En vez de ofrecer por defecto entrega inmediata, proponía unos plazos de entre 7 y 20 días para poder gestionar su logística de forma más eficiente.

Limitó sus servicios adicionales gratuitos. Por ejemplo, dejó de ofrecer su servicio técnico, ahorrando dinero en ello. Y sólo permitía la venta a crédito por un máximo de 30 días, lo que les liberaba gran cantidad de capital.

Las ventas se realizaban sólo por unidades estandarizadas. Así, el pallet se convirtió en la unidad mínima de venta.

Los pedidos se podían hacer de forma gratuita por Internet. En el caso de que el cliente quisiera utilizar otra vía de comunicación podía hacerlo. Eso sí, tenía que pagar los gastos de gestión correspondientes.

Una vez formalizado el pedido, este no se podía modificar o cancelar sin sufrir un recargo. De esta forma la producción era mucho más estable y sencilla de gestionar.

 

Diego Martin

Trabajo como consultor y he colaborado con empresas de varios sectores como industria, finanzas, tecnología, servicios profesionales, automoción, construcción, etc. Si estás pensando en potenciar tu empresa puedes ponerte en contacto conmigo en estrategiapracticainfo@gmail.com y en el 655 31 97 91

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.