¿Cómo trabajar con personas con estrés?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El estrés forma parte de nuestras vidas. Pero no todos lo gestionamos de la misma manera. Hay personas que se estresan más fácilmente que otros. Seguro que conoces a compañeros y colaboradores que parecen estar siempre con estrés. Por eso es importante saber cómo trabajar con personas con estresadas.

Este es el caso de Ángel Barbadillo, Director de Innovación de Bioplantas, una empresa especializada en seleccionar genéticamente semillas para la agricultura. Tras 6 meses en su nuevo puesto, Raquel Belakaria, Presidenta de Bioplantas, estaba preocupada por el nivel de estrés de Ángel. El trabajo de Ángel se estaba viendo afectado, así que Raquel se propuso ayudarle.

Visibiliza la situación

Cuando trabajas con alguien estresado, lo más importante es darle visibilidad. Es tan sencillo como decirle: “Ángel, veo que llevas unas semanas quedándote hasta muy tarde, ¿cómo vas con tus nuevas responsabilidades?”

No se trata de cuestionar si la otra persona debería o no estar estresado. Nunca deberías de entrar en valoraciones subjetivas. Es mejor que te ciñas a aspectos objetivos como cuando das feedback. Por ejemplo, Raquel puso de manifiesto Ángel se está quedando hasta muy tarde.

Refuerza sus puntos fuertes

Si una persona está sufriendo estrés, es muy probable que no se encuentre a gusto con el trabajo que está realizando. Seguramente sienta que no llega a todo y que las cosas no salen con la calidad que querría. Esta percepción hace que la sensación de estrés aumente. Si valoras los aspectos positivos, harás que se sienta más capacitado y consiga mejores resultados con menos estrés.

Eso es lo que hizo Raquel. En el último consejo de administración, Raquel dijo que Ángel estaba haciendo un gran trabajo al analizar todos los proyectos de innovación de su departamento para decidir cuales debían de continuar el próximo año.

Ofrece tu apoyo

Es importante que cuando una persona está en una situación de estrés no se encuentre desamparado. Por eso va a agradecer mucho que le ofrezcas una mano. Lo más probable es que te diga que no es necesario, pero lo importante es que sepa que puede contar contigo.

Normalmente la gente no abusa de este tipo de ofrecimientos. En cualquier caso, asegúrate de que queda claro que no le estás ofreciendo un cheque en blanco.

Raquel también le ofreció ayuda a Ángel. Le preguntó si había alguna manera en la que algún otro equipo podría liberarlo de trabajo. Ángel le dijo por ahora prefería no delegarlo en otras áreas para tenerlo todo mejor controlado, pero que lo tendría en cuenta si la carga de trabajo aumentaba.

Ordena las peticiones

El estrés puede producir bloqueo en ciertas personas. Al tener que hacer muchas cosas se sienten sobrepasados por la situación y pueden llegar a bloquearse. Esto provoca que se les acumule más trabajo y empeore su situación de estrés.

Hay formas en las que puedes ayudar a un compañero a salir de esa situación. Puedes ordenarles y priorizarle las peticiones que le has realizado. De esa forma tendrá más claro dónde se tiene que centrar y evitará el bloqueo.

Ángel tenía tantas cosas pendientes que se estaba empezando a liar. Empezaba un informe pero no lo acababa porque surgía otro tema urgente y así cada día. Un día Raquel se reunió con él y revisaron todos los temas que tenían pendientes. La primera sorpresa para Ángel fue descubrir que no tenía tantos temas importantes bloqueados. De esta forma le fue mucho más fácil centrarse y quitarse los temas más sensibles.

 

El resultado de llevar a cabo estas pautas suele ser muy beneficioso. Al menos Ángel consiguió reducir su nivel de estrés y pudo comenzar a disfrutar de su nuevo cargo.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *