¿Rechazo? Cambia un NO por un SÍ

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El rechazo forma parte de nuestras vidas. Desde una chica que te da calabazas hasta un cliente que no compra tus productos. Lo cierto es que no puedes controlar cuando vas a tener un rechazo. Lo que sí que puedes controlar es tu reacción.

Como emprendedor ya te habrás dado cuenta de que una parte importante de tu trabajo comporta un alto riesgo de rechazo. Un momento clave es cuando estás buscando financiación. Tienes que tratar de convencer a familiares, amigos, bancos o inversores para que apuesten por tu idea. Sin embargo lo más común es que te digan que no.

Para tratar de convertir ese rechazo inicial en una oportunidad hay cuatro sencillos pasos que puedes de seguir:

No huyas ante el primer rechazo

Es el punto más obvio, pero también el más difícil de llevar a cabo. Es necesario que superes tus miedos iniciales. Si abandonas al primer rechazo, nunca sabrás porqué. Probablemente te pongas a pensar que es por ti y no tanto por las circunstancias. Recuerda que puede que tu propuesta puede tener todo el sentido del mundo, pero no para tu interlocutor en esos momentos.

Si presentas tu proyecto a un inversor y recibes un rechazo, puede que te desmotive y creas que tu idea no es lo suficientemente buena. Pero lo cierto es que simplemente te ha dicho que no le encaja a él en esos momentos. Por eso tienes que llegar al siguiente paso: preguntar por qué no le encaja tu propuesta.

Pregunta por qué, no asumas el motivo

Preguntar por los motivos del rechazo es el primer paso para tratar de mover ese no a un sí. Te permite entrar a negociar o a adaptar tu oferta. Además de este modo puedes conocer mejor a tu interlocutor y sus circunstancias. Es imprescindible que preguntes y que no asumas cuál es su respuesta.

Al preguntar a un potencial inversor sobre sus motivos para rechazar tu idea podrás comprender que no le encaja porque no está de acuerdo con las proyecciones que has realizado. En verdad le encanta tu idea de negocio, pero no está seguro de que las ventas vayan a ir tal y como habías planteado. Así sabes que simplemente tienes que trabajar un poco más los números para conseguir la inversión que buscas.

Entiende sus motivos

Para entender los motivos de la persona que te rechaza tienes que escucharle con mucha atención. Y eso sólo se puede hacer desde la humildad y el deseo de interesarte realmente por lo que te diga tu interlocutor.

Al indagar más porqué nuestro potencial inversor considera que las proyecciones realizadas no son realistas, puedes comprender sus reticencias. Por ejemplo, estás planteado vender mayoritariamente a clientes particulares. Sin embargo, no has planteado ninguna partida para publicidad. Por eso tu inversor no entiende cómo van a conocer tus productos tus primeros clientes. Una vez que entiendes el motivo por el que no le cuadran tus números, le puedes dar una respuesta que le pueda convencer.

Busca alternativas

Este último paso requiere de tu creatividad. Ya sabes que a tu inversor potencial le gusta tu producto pero no tanto tu plan de marketing. Ahora tienes dos alternativas: o tratas de explicar mejor tu plan de marketing o cambias algunos aspectos. Puedes hacerle ver que no es necesaria una partida en publicidad porque tu tienda está en una zona muy buena. O puedes crear una nueva partida para publicidad.

Seguro que si lo piensas un poco puedes encontrar varias alternativas interesantes para cambiar ese rechazo inicial y seguir adelante con tu proyecto.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *