¿Por qué el bonus no consigue motivar a tus empleados?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Motivar a los empleados es una cuestión importante en todas las empresas. En ocasiones se considera que con ofrecer un sueldo fijo digno y un bonus atractivo ya se ha hecho todo lo posible por tener empleados motivados para desarrollar su trabajo. Esto sería si sólo nos moviéramos por motivaciones extrínsecas. Sin embargo, la motivación extrínseca no es la única que las empresas deberían de fomentar. Hay que tener en cuenta que para tareas complejas y creativas es la motivación intrínseca es la que ofrece mejores resultados. La motivación intrínseca está más relacionada con la realización de ciertas tareas por la propia satisfacción de hacerlas. Prueba de las limitaciones de los sistemas de incentivos extrínsecos es el problema de la vela.

El problema de la vela:

Imagina que en una mesa tienes una vela, una caja de cartón con unas chinchetas dentro y unas cerillas como en la foto. Con estos elementos tienes que colocar la vela encendida en la pared de tal forma que la cera no caiga sobre la mesa. Y tienes que solucionar este problema en el menor tiempo posible.

vela 1

La solución consiste en considerar la caja con las chinchetas como un soporte para la vela. Así clavas la caja de cartón a la pared con unas chinchetas y pones la vela verticalmente en la caja. Ya puedes encender la vela sin que la cera toque la mesa. En esta foto lo puedes ver de forma más gráfica.

vela 2

Existe una versión más sencilla de este problema creativo. La diferencia es que las chinchetas están en un montoncito en la mesa y la caja de cartón está al lado vacía. De este modo, la caja de cartón se identifica más fácilmente como un elemento que puede soportar la vela y no solo contener las chinchetas. Los elementos estarían dispuestos como en esta foto.

vela 3

¿Cómo reaccionamos a los incentivos económicos?

En 1962, Sam Glucksberg le dio un nuevo giro a este problema al incentivar económicamente a aquellos participantes que tardasen menos tiempo en resolverlo. Realizó el experimento con dos grupos: el grupo control y el grupo experimental; y en dos fases (con la versión simple y la versión compleja del problema de la vela).

En la versión simple del problema de la vela, donde las chinchetas estaban fuera de la caja de cartón, los individuos del grupo experimental, que tenían la opción de ganar la recompensa, monetaria tardaron 3 minutos y 40 segundos mientras que los participantes del grupo control, que no tenían la opción de ganar ninguna recompensa económica por su rapidez, tardaron 4 minutos y 59 segundos. Este resultado parece lógico: si un individuo tiene un incentivo se esforzará más en realizar la tarea encomendada.

Después  Glucksberg  realizó el experimento con la versión compleja del problema de la vela, donde las chinchetas están dentro de la caja de cartón. En este caso, los individuos del grupo experimental, que tenían la opción de ganar la recompensa económica, tardaron de media 11 minutos y 5 segundos. Sin embargo la sorpresa fue que los individuos del grupo control, que no tenían el incentivo económico, tardaron sólo 7 minutos y 25 segundos de media. Es decir los individuos que no optaban a ninguna recompensa económica tardaron mucho menos que los individuos que tenían la opción de ganar el incentivo.

¿Cuándo funciona la motivación extrínseca y cuándo la intrínseca?

Con este sencillo experimento Glucksberg demostró que para la realización de trabajos creativos complejos, los incentivos económicos pueden tener un efecto contraproducente. Es decir, si el empleado tiene que realizar una tarea compleja y creativa, el incentivo económico en forma de sueldo variable o bonus puede producir un bloqueo mental que limiten los resultados del trabajador. Sin embargo, cuando el trabajo se trata de realizar tareas relativamente sencillas, incentivar a los trabajadores con un bonus o alinear su sueldo variable a la productividad, puede conseguir buenos resultados en la empresa.

Para motivar a trabajadores involucrados en procesos creativos, hacer un excesivo hincapié en la remuneración variable a corto plazo no va a conseguir motivar adecuadamente al trabajador. Obviamente que el trabajador va a querer recibir un sueldo adecuado ¡Nadie trabaja gratis! Sin embargo hay que buscar otras formas de motivación intrínsecas adicionales como la autonomía en el trabajo, aumento de conocimientos, asunción de mayores responsabilidades, reconocimiento personal,…

Tu empresa puede motivar a los trabajadores con la asistencia a conferencias de su interés o cursos donde puedan ampliar conocimientos. Quizás estos cursos no están directamente relacionados con el trabajo actual del trabajador, pero puede ayudar a un desarrollo profesional futuro y sobre todo a sentirse más valorado y motivado dentro de la empresa.

Otro ejemplo muy práctico es ofrecer más responsabilidades al empleado. Esto puede ir unido a un aumento salarial que también será valorado, pero lo más importante es que el empleado va a mejorar su autoestima y ampliar sus aspiraciones en la empresa lo que le va a motivar profundamente a desempeñar mucho mejor su trabajo. El empleado va a esforzarse mucho más para sacar a relucir todo su talento.

Si quieres que tus trabajadores más importantes, los que generan más valor en la empresa y los que solucionan los problemas más difíciles, consigan desarrollar todo su potencial, tienes que tener en cuenta que para reclutarles les tienes que ofrecer un sueldo fijo atractivo, quizás ofrecerles también un variable pero seguro, tienes que definir un plan de incentivos intrínsecos.

Sigue leyendo:
¿CÓMO MEJORAR TU SISTEMA DE INCENTIVOS?
PROGRAMAS DE FIDELIZACIÓN: CRECE CON TUS CLIENTES
¿CÓMO ENCONTRAR AL CANDIDATO PERFECTO?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
5 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *