Fusiones: ¿estrategia de crecimiento adecuada?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las fusiones y adquisiciones de empresas es uno de los métodos más rápidos de crecimiento. Este tipo de crecimiento inorgánico expande inmediatamente los activos de tu empresa, tu cuota de mercado y tus ventas. Sin embargo, el proceso de fusión es un reto para cualquier empresa y puede producir un resultado limitado o incluso puede beneficiar a tus competidores que se hayan decidido por un crecimiento orgánico.

La reciente consolidación del sistema financiero nos proporciona un ejemplo claro de cuáles pueden ser los resultados de los procesos de fusión tanto en las entidades fusionadas como en las entidades que han apostado por el crecimiento orgánico.

bankia3

Otros motivos para fusionarse:

Más allá de conseguir un crecimiento rápido de la empresa, las fusiones y adquisiciones pueden estar motivadas por otros motivos:

  • Mejora de la eficiencia conjunta: motivado por las sinergias entre las empresas fusionadas, economías de escala o aumento de cuota de mercado. Por ejemplo, la inversión en publicidad en televisión es más eficiente si se dispone de una única marca fuerte. Así en vez de realizar anuncios de Caja Madrid y Bancaja se promociona Bankia.
  • Desprenderse de directivos incompetentes: esta situación ocurre cuando la empresa compradora estima que puede generar más riqueza con otros directivos más competentes. Este fue un caso muy habitual en diversas cajas de ahorros, donde los procesos de fusión han dado lugar a una mayor profesionalización de los equipos directivos.
  • Reducir impuestos: Si la empresa compradora genera beneficios y la empresa vendedora pérdidas; el conjunto de impuestos que pagarán una vez fusionadas será menor que la suma del total de las dos empresas antes de la fusión. Sin embargo, los organismos reguladores controlan con detalle estos movimientos evitando que éste sea el principal motivo de fusión entre empresas.
  • Motivos no económicos: esta categoría es de lo más variada; desde el deseo de gestionar una empresa mayor por parte del equipo directivo comprador hasta tener acceso a tecnología innovadora de la empresa adquirida. Hay otras muchas motivaciones no económicas, como durante la fusión de Caja Duero y Caja España, donde la prioridad era crear un grupo financiero de referencia en Castilla y León.

Proceso de fusiones del sistema financiero

Durante los últimos años hemos asistido a un gran número de fusiones y adquisiciones en el sector financiero español. Hemos pasado de más de 60 entidades a tan sólo 18. En muchas ocasiones las fusiones estaban motivadas por los problemas de solvencia de ciertas entidades y su necesidad de recapitalización. Por su parte, uno de los objetivos de los bancos compradores era aumentar su cartera de clientes en España.

De las 18 entidades financieras que existen actualmente en España, 11 de ellas han surgido de procesos de fusión y tan sólo 7 se han mantenido al margen de estos movimientos de concentración. Al comparar el volumen de activos antes del inicio de los procesos de fusión (2007) con el estado actual (2015) podemos ver cuál ha sido la evolución de las entidades fusionadas y de las entidades no fusionadas.

En términos generales, las entidades fusionadas han decrecido en estos años un -8% frente al crecimiento de un 34% de las entidades que no se han fusionado. Se ha comparado la suma del volumen de activos que tenían las entidades financieras cuando eran empresas independientes en 2007 y cuál es el volumen de las entidades resultantes en 2015.

Bancos fusiones

Esto hace que nos planteemos si los procesos de fusión son más ventajosos para las empresas fusionadas o sus competidores. Hay que tener en cuenta que las fusiones conllevan un gran esfuerzo de integración y que durante unos meses o años el equipo directivo y los empleados tienen que dedicarse a solucionar los problemas inesperados producidos por la fusión.

Problemas de las fusiones

La situación analizada en el sistema financiero no es excepcional. Los procesos de fusión conllevan muchos retos que pueden dificultar el éxito de los mismos. Los retos más habituales del proceso de integración tras una fusión son:

  • Necesidad de ampliar las capacidades de dirección de una forma drástica: de un día para otro el equipo directivo pasa a gestionar un mayor número de empleados y activos, lo que exige un gran esfuerzo de adaptación para directivos y empleados.
  • El crecimiento puede que no vaya en la dirección anticipada: la empresa adquirida, incluso si se trata de una empresa del mismo sector, puede tener particularidades para las que el equipo directivo no esté preparado. Pueden encontrarse en mercados que no conocen en profundidad, lo que les puede llevar a tomar decisiones poco adecuadas para la empresa.

Aumenta las ventas de tu restaurante analizando a tus clientes. Infórmate sobre tu Informe de clientes

  • Morir de éxito: Puede que la empresa esté creciendo demasiado rápido. Las fusiones requieren unos recursos financieros muy exigentes, lo que puede hacer aumentar la deuda de la empresa o retrasar otras inversiones más productivas.

En definitivas, a la hora de decidir sobre la conveniencia de la fusión o adquisición de una empresa hay que valorar cuidadosamente cuáles son los objetivos que pretendemos con ésta estrategia, cuáles son nuestras capacidades y cuál es la inversión a realizar. Para tener una perspectiva adecuada del retorno de la inversión es deseable estimar cuál sería el crecimiento de la empresa si se invirtiera una cantidad semejante en el desarrollo orgánico de la misma: creando promociones, aumentando la fuerza de venta, bajando precios… En ocasiones, este ejercicio comparativo puede ahorrar muchos dolores de cabeza de una fusión desastrosa.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *