¿Cómo evaluar una estrategia?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cada empresa tiene retos diferentes y por lo tanto las estrategias propuestas deben de adaptarse. Al mismo tiempo una misma estrategia puede ser vista desde muchos puntos de vista. Pero eso no significa que no se pueda evaluar una estrategia de forma objetiva.

En general, para evaluar una estrategia te propongo seguir los siguientes pasos:

  • Identificación de los retos de la empresa
  • Análisis
  • Evaluación de alternativas
  • Calidad de las recomendaciones
  • Plan de acción
  • Comunicación de la estrategia

Identificación de los retos de la empresa

A la hora de proponer una estrategia, lo principal es que resuelva el principal reto de la empresa. Pero esto no es tan sencillo como pueda parecer. Por eso, para evaluar una estrategia lo primero que hay que validar es si se ha identificado correctamente el problema principal. Es como cuando vas al médico. Tú le dices los síntomas y esperas que él sea capaz de decir que enfermedad padeces. No creo que te fíes mucho de sus recomendaciones si no tienes claro que te está dando el tratamiento adecuado para tu dolencia.

Pero normalmente los problemas no se producen de forma aislada. Por eso, para evaluar positivamente una estrategia, esta tiene que identificar también los problemas secundarios. En definitiva la estrategia debería de dar una visión global de los problemas sobre los que se van a proponer mejoras

Análisis

El siguiente paso para evaluar si una estrategia puede ser adecuada es que esté acompañada de los correspondientes análisis. No hay nada peor que una estrategia basada en vagas opiniones de consultores que conocen la empresa peor que tú. Por eso deben de acompañar su estrategia con análisis cualitativos y cuantitativos que te den garantías de sus recomendaciones.

Los médicos realizan análisis constantemente antes de lanzarse a proponer un tratamiento. ¿Aceptarías que te operasen del corazón solo porque alguien diga que tienes un problema? Seguro que antes de dar un paso así necesitarías los análisis pertinentes. Pues en tu empresa deberías de actuar de la misma manera.

Evaluación de alternativas

Para evaluar que estamos escogiendo la estrategia adecuada, es deseable tener más de una opción. El análisis realizado previamente nos debería de ayudar a entender cuál alternativa es la más apropiada. Si no ver mucha relación entre el análisis y las alternativas mejor no implementes esa estrategia.

Imagina que tras hacerte un electrocardiograma te detectan una arritmia en el corazón. Entre las alternativas indican que se puede operar o medicar. Además te dicen los pros y contras de cada alternativa. En este caso confías en que el médico está haciendo un gran trabajo.

Calidad de las recomendaciones

Para que las recomendaciones sean de calidad hay que valorar que la propuesta final esté muy bien justificada y razonada. Además es importante evaluar si su implementación es realista para tu empresa. Otro tema a valorar es que sea una solución creativa y audaz. Finalmente, para que la recomendación sea redonda es bueno que den también solución a los problemas secundarios anteriormente identificados.

Siguiendo con nuestro ejemplo, imagina que el médico te recomienda realizar una pequeña intervención en el corazón para solucionar tu problema de arritmia. Para ello, te da una serie de motivos razonables. Además te dice que debido a tu condición física, esta intervención debería de tener muy poco riesgo. Y de esta forma no vas a tener que medicarte durante toda tu vida. En definitiva te está haciendo una recomendación de calidad.

Plan de acción

Finalmente un buen consultor te debería de decir cómo implementar la estrategia que propone con un plan de acción concreto. Para evaluar el plan de acción tienes que asegurarte de que encaja dentro de la visión de tu empresa. El coste financiero de su implementación debe estar adecuadamente detallado y con sus planes de contingencia correspondientes. Además debería indicar los principales hitos en la implementación y quien se debería de encargar en cada momento.

Para finalizar con el ejemplo médico, seguro que vas a valorar positivamente que el doctor te facilite la mayor cantidad de detalles de los próximos pasos. Cuándo será el pre-operatorio y la operación. Cuántos días vas a estar ingresado y dónde. Quién será parte del equipo médico, etc. Todos estos detalles son los que garantizan el éxito en un plan de acción.

Comunicación de la estrategia

Para que todos estos pasos se puedan evaluar positivamente hay una máxima: deben de comunicarse adecuadamente. El estilo comunicativo debe ser el adecuado para la audiencia, ofreciendo un lenguaje claro y profesional. De lo contrario aceptar la estrategia propuesta sería un acto de fe. Como si vamos al médico y nos habla con tecnicismos que no alcanzamos a entender.

 

Como nota final, para evaluar una estrategia positivamente una de las principales cosas a tener en cuenta es la coherencia. La coherencia del análisis con la recomendación. Y la coherencia de la recomendación con tu empresa. Si no te encaja, quizás no es una buena estrategia para ti.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *