Cómo diseñar un producto en 5 pasos

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Diseñar un producto es un proceso complejo. Por eso te queremos ayudar con estos 5 sencillos pasos. Así te puedes asegurar de que no se te escapa nada antes de lanzar un nuevo producto.

1. Entiende la necesidad a satisfacer

Lo primero de todo es conocer en profundidad cuál es la motivación que te lleva a diseñar un nuevo producto. Hay multitud de formas para identificar necesidades. Desde el punto de vista de tu empresa, puedes analizar las quejas que recibes de tus clientes que puedan estar relacionadas con tus productos. Quizás haciendo modificaciones a tus productos actuales puedas aumentar la satisfacción de tus clientes.

Otra forma es mediante encuestas y análisis cualitativos. De esta forma puedes conocer la opinión de las personas que aún no son clientes tuyos pero que tienen potencial para serlo.

2. Investiga cómo se está satisfaciendo esa necesidad en la actualidad

En este paso es muy valorable tu conocimiento sobre el mercado. Puedes investigar sobre los productos que ha lanzado la competencia, e incluso preguntar a tus clientes qué opinan sobre ellos. De esta forma puedes entender qué valoran los clientes de las soluciones existentes en el mercado.

Además puedes investigar otras fuentes independientes como estudios de instituciones de prestigio como universidades o centros de referencia. Es probable que te planteen los problemas desde puntos de vista más amplios.

Otra forma de investigación es tratar de entender cómo se satisface esa necesidad en otros mercados diferentes al tuyo. Puedes tratar de hacer búsquedas en Google en otros países de culturas alejadas a la tuya. Parte de las diferencias que te puedes encontrar pueden ser también motivadas por diferentes legislaciones, pero no descartes ninguna idea que te pueda ampliar tus opciones.

3. Plantea una idea de concepto

Ahora te toca mostrar tu lado más creativo. Hay muchos métodos para ayudarte a desarrollar y evolucionar ideas. Quizás una de las más comunes sea el brainstorming. Esta metodología te permite crear unas dinámicas de grupo muy interesantes para diseñar nuevas ideas.

Si estás trabajando de forma independiente, quizás sólo necesites una hoja y un boli para diseñar nuevos productos. Si te bloqueas ten en cuenta que existen técnicas muy sencillas para salir de esa situación como buscar conceptos aleatorios en un diccionario y tratar de ver cómo se pueden relacionar con tus ideas.

4. Transforma el concepto en algo tangible

Una vez que tienes definida tu idea para tu nuevo producto lo tienes que bajar a tierra. Una de las herramientas que te pueden ayudar son los prototipos. Los prototipos más sencillos te van a dar una visión más clara si el planteamiento base es el adecuado.

Si no estás satisfecho con tu idea inicial no pasa nada. Puedes volver al paso anterior y plantar una nueva idea de concepto. Ten en cuenta que hasta ahora no has dedicado muchos recursos de tu empresa. Lo peor que te puede pasar es que detectes que una idea no es buena cuando ya está en manos de tus clientes.

5. Optimiza tu producto

El último paso es lanzar el producto. Para eso tienes que tener en cuenta otros aspectos como su fabricación o su financiación. Estos aspectos pueden impactar enormemente en el éxito de un nuevo producto. Es más en ocasiones pueden provocar el fracaso de grandes ideas. Por eso, es imprescindible que antes de lanzar tu nuevo producto te asegures de que está optimizado para tus recursos disponibles.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *