¿Cuándo debería de contratar a un becario?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La figura del becario siempre ha estado rodeada de polémica. Así que si quieres hacer las cosas bien, asegúrate de que entiendes las responsabilidades y beneficios que te pueden conllevar tener un becario en tu empresa. Las principales características para que un becario aproveche su tiempo en tu empresa son los siguientes:

Ofrece un aprendizaje práctico

Las prácticas son en muchas ocasiones, la primera experiencia real que el becario tiene relacionado con su futuro trabajo. Esto es muy importante para el becario. Cuanto antes sepa en que consiste el trabajo de verdad, antes podrá decidir si realmente se quieres dedicar a eso.

Todos conocemos casos de colegas que han pasado por la universidad concadenando títulos y títulos. Pero que en el momento de incorporarse al mundo laboral no era lo que se esperaban. Esto provoca la frustración de muchas personas que tras muchos años preparándose, se ven obligados a dar un giro a su carrera profesional porque no conocían la realidad de su profesión.

Experiencia valorable en el currículum

He tenido la oportunidad de hacer entrevistas de trabajo a muchos recién titulados. Siempre me llamaba la atención cuando había candidatos que además de estudiar, habían tenido alguna experiencia profesional. ¡Y si era una experiencia profesional próxima al trabajo ofrecido, casi se me saltaban las lágrimas!

Tristemente en España aún no está generalizada la idea de tener alguna experiencia laboral durante la universidad. En países como EEUU es habitual que los currículums estén llenos de prácticas en empresas.

Una persona que ha sido becario tiene más posibilidades de encontrar trabajo porque ya ha demostrado que sabe lo básico en una empresa: cumplir con compromisos, trabajar en equipo e incluso adquirir pequeñas responsabilidades.

Enseña tu know-how

Cuando contratas a un becario, le abres la puerta a una esponja. Va a tratar de aprender todo lo que pueda de tu empresa. Al ser una de las primeras experiencias laborales, el becario interioriza la forma de trabajar de tu empresa. Ese será el estándar con el que comparará sus próximos empleos: su relación con su jefe, la organización interna, la comunicación,…

Si quieres mantener tu forma de trabajar en completo secreto, no deberías de contratar a un becario. Lo ideal es que tengas procesos organizados de forma que su aprendizaje sea rápido.

Periodo de prueba

Los becarios pueden entra en una empresa como paso previo a un empleo estable. Puedes testear si ese becario funciona sin tener que hacerle un contrato de larga duración. Soy consciente de que para eso también existen los periodos de prueba. Pero con el paro juvenil tan alto que tenemos en España, cualquier ayuda es buena para que los jóvenes encuentren trabajo.

Muchos becarios son conscientes de la oportunidad que puede suponer una beca y se esfuerzan por agradar a su jefe. El límite que ningún empresario debería cruzar es pretender que los becarios hagan el trabajo de un asalariado más.

Bajo coste económico

Vamos a hablar claro, uno de los aspectos más atractivos de los becarios es su bajo coste. Pero este bajo salario, viene con una responsabilidad. Debe de aportar al becario de un aprendizaje que le permita encontrar un trabajo en el futuro.

En muchos casos, si los becarios recibieran un sueldo normal no serían ni contratados por la dedicación que supone formarles. Pero insisto en que tienes que ofrecerles un aprendizaje de calidad a tus becarios. Esa es la clave para que este tipo de acuerdos funcionen para las dos partes.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *