Competición o colaboración, ¿qué funciona mejor?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En muchas escuelas de negocios cuando se quiere analizar que es más beneficioso para las empresas si un entorno de competición o colaboración se utiliza el ejemplo del concurso de pulsos.

El “experimento” funciona de la siguiente manera: Se divide a la clase por parejas para echar unos pulsos. Gana el participante que consiga tumbar el brazo de su contrincante el mayor número de veces en 2 minutos.

Este tipo de concursos suele generar bastante entusiasmo entre los participantes, sobre todo si es un grupo al que le gusta competir. Sin embargo no suelen ganar las personas más fuertes o más competitivas. Las personas que consiguen mejores resultados son aquellas que buscan la colaboración de su contrincante.

Las personas que consiguen mayores puntuaciones son las que colaboran y acuerdan con su contrincante que van a tratar de tumbarse el brazo el uno al otro tantas veces como les sea posible y sin oponer resistencia. De esta forma en 2 minutos cada participante puede conseguir tumbar al adversario más de 100 veces.

Tras este tipo de “experimento” los alumnos suelen asumir que es siempre mejor tratar de colaborar que perder el tiempo en competiciones que son poco provechosas.

Ventajas de colaborar

Sin embargo, este planteamiento puede ser demasiado simplista y no aplica en todas las situaciones. Es cierto que trabajar en un entorno colaborativo tiene muchas ventajas:

  • Los trabajadores sufren menos estrés por miedo a perder su puesto de trabajo
  • Esto permite que se propongan soluciones más creativas lo que promueve la innovación
  • Mejora el ambiente en el lugar de trabajo
  • Compartir ideas ayuda a mejorar la calidad del trabajo realizado
  • Hay estudios como el de Adam Grant, que afirman que las empresas con ambientes colaborativos son más rentables

Ventajas de competir

Por otro lado, seguro que tu experiencia te dice que un entorno colaborativo no es siempre la mejor opción. Hay muchos escenarios donde una sana competición puede conseguir mejores resultados. Trabajar en un ambiente competitivo tiene estas ventajas:

  • Los trabajadores están motivados para dar más allá de lo mínimo que se les pide
  • La competición se puede entender como un juego que hace que cada uno trate de aportar lo mejor de sí mismo
  • La competición promueve la meritocracia en una empresa
  • Un entorno competitivo ayuda a evitar distracciones y a focalizarse en las tareas más importantes
  • Mayor cumplimiento de las fechas de entrega y los compromisos adquiridos

 

¿Debo elegir entre competición o colaboración en mi empresa? No necesariamente. Una recomendación ampliamente aceptada es promover la colaboración interna de los equipos para ser más eficaz a la hora de competir con otros equipos o empresas. De esta forma creas un entorno donde las personas pueden compartir sus ideas libremente, pero sin perder de vista los objetivos de la empresa.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *